Té verde

El té verde es la bebida más sana del planeta. Está compuesto por muchos antioxidantes y nutrientes con grandes efectos sobre el cuerpo. El té verde recibe su nombre por el color que adquieren las hojas del té en el proceso diferenciador, en la fermentación y el secado. Es un tipo de té del que procede la planta Camellia sinensis.

​​

Su cualidad más conocida es la de ser un producto antioxidante, lo que se debe a las sustancias conocidas como polifenoles y su aporte de vitaminas B y C.

Beneficios principales

  • Prevenir varios tipos de cáncer. Principalmente de próstata, gastrointestinal, de mama, de ovario y de vejiga.

  • Favorece la pérdida de peso.

  • Retarda el envejecimiento celular gracias a su alto contenido de antioxidantes.

  • Ayuda a regular los niveles de colesterol.

  • Previene enfermedades del corazón.

  • Previene infecciones, gripes, y resfriados.

  • Podría ayudar a regular los niveles de azúcar.

¿Cómo se debe tomar?

Té rojo

En China se ha usado tradicionalmente este té para prevenir enfermedades y mantener una buena salud. Nos ayuda a quemar grasas, facilita el perder peso y adelgazar, mejora la digestión, reforzar el sistema inmunológico, reducir los niveles de azúcar en sangre o prevenir dolencias respiratorias.

Beneficios principales

  • Aumenta el metabolismo de las grasas.

  • Cuida de nuestro intestino, hígado y riñones.

  • Reduce los niveles de colesterol.

  • Mejora la resistencia de los deportistas.

  • Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo se prepara?

Pon 150 mL de agua a hervir.

Mientras, en una taza añade una cucharadita de té rojo.

Añade el agua sobre el té y tápalo. Deja reposar entre 4 y 7 minutos. Después, cuela y bebe té poco a poco.

Este té no lo deben tomar personas con hipertensión, puede producir insomnio, y se debe tomar con moderación.

Puede tomar de 3 a 4 tazas al día.

Durante el embarazo y la lactancia materna la ingesta diaria no debe exceder de 1 a 2 tazas por día, debido a que puede aumentar el ritmo cardiaco.